La piel de nuestras manos necesita de un cuidado diario ya que está expuesta a todos los agentes externos, por lo que no es difícil que se seque e irrite pudiendo llegar a aparecer pequeñas heridas en los casos más descuidados.

¡Quiz nos trae el producto ideal!

La crema de manos con manteca de karité nutre las manos en profundidad con un agradable aroma a té blanco.

El resultado son unas manos muy suaves e hidratadas.

Además, su absorción rápida la convierte en una crema muy cómoda de usar ya que no deja las manos grasas ni pegajosas.

Puede usarse a diario para una perfecta hidratación.